Daniel Goleman: "Enseñe a su Cerebro a Sentir de Manera Efectiva"

Daniel Goleman: "Enseñe a su Cerebro a Sentir de Manera Efectiva"

Submit to FacebookSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Si alguien le dijera que para ser un gran líder no importa tanto su currículum como su capacidad de ayudar a los demás, ¿qué pensaría? Daniel Goleman asegura que esto es verdad, no sólo eso, lo demuestra porque tiene la clave: la Inteligencia Emocional. INTRAS lo invitó al país y… levantó ovaciones.

José trabaja como conductor de autobús. Cada día da los buenos días con una sonrisa a muchas personas que suben a su vehículo con prisas y cara de estrés. No se queda ahí, les pregunta por su vida, sobre un día de playa, un paseo con su familia. Al final consigue que la gran mayoría baje del autobús con la misma sonrisa con la que él los recibió.

¿Quién es José? Un líder excepcional.

Frente a un auditorio expectante y a gradas llenas, Daniel Goleman contaba esta anécdota como un claro ejemplo del título de la charla magistral que, de la mano de INTRAS, desarrolló en nuestro país en el mes de marzo: “Liderando con Inteligencia Emocional”.
Con sus estudios y teorías en torno a la Inteligencia Emocional, Goleman ha desarrollado todo un movimiento a nivel internacional que cada día suma más adeptos, personas que toman conciencia de que para ser eficientes en todos los aspectos de su vida tienen que desarrollar por igual sus habilidades intelectuales como las emocionales.
“Si tienes en la empresa empleados que comprendan esta misión y de manera espontánea den su ayuda sin que se les pida, que no sean personas que sólo piensan en sí mismas, sino que cada uno sea un líder emocionalmente inteligente, la empresa funcionará exitosamente”, asegura este gurú de las emociones.

Líder bueno, líder extraordinario

Todos somos líderes, porque todos de una forma u otra influimos en los demás. ¿Cómo puede una organización cultivar y encontrar personas con las características de un buen líder y evitar a los otros? “Lo que aprendes es necesario, pero no lo único”, explica este especialista en referencia a que las habilidades académicas son importantes pero de una forma específica y limitada. Daniel Goleman planteó el principio de la evaluación de competencias desarrollado por David MacClelland , profesor de la Universidad de Harvard, el cual se basa en las competencias de umbral, aquellas que necesita para entrar en el juego. Pero una vez que tiene el empleo no sirven si no desarrolla las competencias distintivas, y aquí entran las emocionales. ¿Se pregunta cuáles son? Los grandes líderes empresariales son un modelo de habilidades emocionales, tales como saber trabajar con la gente, pensar en grande, comunicarse a todos los niveles y ser capaces de reunir la información suficiente para entender todo el entramado global de la empresa y poder desarrollar una estrategia que aporte a esa globalidad. “Esta es una habilidad catalizadora, no importa la habilidad técnica, sino tienen cómo seleccionar metas inteligentes, aprender a hacerlo mejor y tener una actitud positiva, lo mucho que sepas no sirve para nada”, describe Goleman.

El cerebro: ¿enemigo o amigo?

Está claro qué define a un buen líder. Pero tal y como explicaba Goleman se ha detectado un “problema” físico: el cerebro.
¿Sabía que en nuestro cerebro existe un jefe bueno y uno no tan bueno? En la parte pre-frontal está el líder de cerebro, allá donde se descubre el significado de las cosas. El líder “malo” se aloja en la amígdala o parte lateral derecha que acoge a la parte más primitiva que, en realidad, es el radar que permite tomar el control cuando hay una amenaza y anula al pre-frontal. Hasta aquí todo estaría muy bien si no fuera porque el 95% de las señales sensoriales no llegan a la amígdala, ésta recibe poca información en este sentido y comete errores. A veces ve amenazas donde no las hay y actúa en consecuencia. En realidad son amenazas simbólicas, más dirigidas hacia la dignidad, pero que disparan la misma respuesta biológica que si sufriera un ataque físico. Cuando todo se ha calmado, desearía no haber reaccionado así. Es lo que Goleman llama “ser secuestrado por la amígdala”.

Se produce una reacción en cadena: disparador-impulsoreacción- impacto habilidad-resultado. Hay un evento que dispara la amígdala que a través de un impulso lleva a una acción que impacta en la habilidad de hacer un buen trabajo y produce un resultado, casi siempre negativo. Sólo tiene que pensar en algún momento en su vida laboral en que haya perdido los papeles y reaccionado con agresividad obteniendo más problemas que éxitos.

“La amígdala nos convierte en malos líderes. La clave está en el control ejecutivo, la parte frontal, que es crucial para un liderazgo efectivo”, apuntala Goleman. Además, ya se ha demostrado científicamente la existencia de las neuronas espejo, esto es, que los cerebros de dos personas se comunican subliminalmente y las neuronas aprenden unas de otras. Es una especie de puente neurológico, el secreto de lo que llamamos química que ocurre a nivel físico y abre la puerta a los líderes para impactar de manera positiva.

Lograr el estado óptimo

Lograr un estado óptimo del cerebro para alcanzar un desempeño óptimo. Ese es el estado ideal o flow. Y debe ser su aspiración, que “su inteligencia actúe y tenga la suficiente motivación e inspiración que mueva a la gente hacia el objetivo deseado”. Cuando el cerebro actúa de manera funcional es más efectivo, las personas se enfocan más, son más flexibles y creativas y aceptan nuevos retos. Ahí es donde debe llegar y dirigir a la gente de su equipo. Sólo piense en un momento en su vida en que todo haya ido bien, estaba en ese estado flow, y las cosas que más se aman son las que más lo otorgan.

Cómo llegar a que su cerebro esté en flow. A través del desarrollo de la inteligencia emocional y para lograrlo tome en cuenta
-Autoc counactireon ceilaementos:
-Autocontrol
-Empatía
-Habilidades sociales

Un conjunto esencial de habilidades que evitará que sea secuestrado por la amígdala y logre así un mayor desempeño. Daniel Goleman, mencionó los laboratorios cerebrales que desarrollan la técnica de “mente llena”. Puso como ejemplo una empresa de biotecnología en la que los empleados estaban sometidos a mucho estrés. Cuando escanearon su cerebro descubrieron que tenían muy activa la zona de la amígdala, pensaban sólo de una manera, eran poco flexibles y malos líderes.

El método que usaron fue cambiar el estado de su cerebro del lado derecho al lado izquierdo y empezaron a tener pensamientos positivos sobre su trabajo. El ejercicio consiste básicamente en: --Cerrar los ojos, pensar en un momento difícil en la vida por unos segundos, inspirar y expirar, después pensar en algo que le hizo feliz, manteniendo siempre la respiración. Hacerlo como por 15 minutos repitiendo la secuencia. Dejar que lleguen los pensamientos y luego se vayan. --Si lo hace bien siente un cambio en el estado físico de su cerebro.

Este método hace que uno sea consciente de quién es y ayuda a cambiar de la zona de estrés a la zona óptima. Es una forma de desarrollar el músculo de la atención, con cada repetición esté se hace más fuerte. “Eso debe ser parte del conjunto de habilidades de un líder, controlar su estado emocional, lo que siente se comunica a los que tiene alrededor. Si estás secuestrado por la amígdala eres un jefe tóxico”.

Cómo ser un líder excepcional

Para asimilar completamente el concepto de Inteligencia Emocional hay que partir del entendimiento de cómo uno se lidera a sí mismo. Los puntos a tomar --Autoconciencia en cuenta son: --Autogestión --Autorregulación emocional “Si no estamos conscientes de nuestra experiencia no se la podemos transmitir a los demás, si estamos fuera de autocontrol y no somos disciplinados, no podemos ayudar a los demás. El conocimiento de uno mismo es la llave de la autogestión y de la empatía”. Desarrollar esta habilidad del autoconocimiento tiene mucho que ver con cómo dirigimos nuestras propias decisiones internas. Esta teoría se mueve en un cuadrante conformado por: el propio conocimiento, el conocimiento social, el automanejo y el manejo social. Para lograrlo, tenga en cuenta que siempre que tiene un pensamiento hay un componente emocional, es su sabiduría de vida, debe ser capaz de usarla para tomar esa decisión, pero debe estar en sintonía con la parte ejecutiva o frontal. Es algo que sabe y siente pero que no podría explicar con palabras. Después, la autoconfianza, ser firme en respetarse a sí mismo y luego la autogestión, es muy importante mantenerse enfocado y con la vista en lo esencial.

La empatía

Pero igualmente básica es la conciencia social o empatía. Tiene que estar presente en todas las personas que conforman la organización, una sola persona deja la interacción con el cliente. Hacer que los otros se sientan bien, es la interacción no verbal, saber que los cerebros están conectados. Hay tres tipos de empatías:
-La cognitiva: entiendo tu punto de vista, los gerentes buenos en esta empatía tenían buen desempeño porque se comunican bien.
-Emocional: siento como tú sientes y soy capaz de hacer que te sientas mejor.
-Preocupación empática: siento tu necesidad y te ayudo sin interés alguno.

Hay personas con mucha formación pero que no tienen empatía, manejan el yo-eso, es decir, que ven al otro como un objeto. La clave está en el yo-tú, ver al otro como una persona, hacer que los demás se sientan importantes, así se comprometen más con la organización.

“La toxicidad es inevitable en la organización de una empresa, pero para lograr armonía a uno le tiene que importar el otro. Si el líder es empático todo el mundo lo nota y todo el mundo le sigue”. El coeficiente intelectual del grupo no es el de más talento, eso te dice el potencial que tiene, pero la armonía entre ellos es lo que determina si será de mayor rendimiento.

Después de este recorrido terminamos con una buena noticia, se llama neuroplasticidad. El cerebro cambia y crea nuevos circuitos a lo largo de la vida y lo mismo funciona para las destrezas del liderazgo, se pueden mejorar pero el proceso exige un aprendizaje importante.

1. Pregúntese a sí mismo si realmente le importa ser un buen líder.

2. ¿Está motivado?

3. Haga un desglose sincero de cuáles son sus fortalezas y sus debilidades. Necesita un diagnóstico real, es bueno “Me hice consciente de la importancia de la Inteligencia Emocional como éxito individual cuando fui a la reunión de mi escuela de primaria 20 años después. ¿Quién tuvo más éxito? No fue el que obtenía las mejores notas, fue alguien que era un estudiante satisfactorio pero un ser humano extraordinario”. que le evalúen personas cercanas a usted, compare los resultados con su propia autoevaluación y sabrá en qué habilidades debe mejorar.

4. Elaborar un plan de aprendizaje y ejecutarlo hasta que surja el marcador neurológico, hasta que vea que ya es algo instaurado en su cerebro, y eso se puede ir perfeccionando con el tiempo.

 

“Los centros emocionales maduran tarde, y los padres tenemos la opción de educar a los niños con tiempo y prepararlos para las emociones sociales”.

“Me hice consciente de la importancia de la Inteligencia Emocional como éxito individual cuando fui a la reunión de mi escuela de primaria 20 años después. ¿Quién tuvo más éxito? No fue el que obtenía las mejores notas, fue alguien que era un estudiante satisfactorio pero un ser humano extraordinario”.


blog comments powered by Disqus